Organización administrativa

Los provincias vascas gozan desde hace siglos de un sistema propio de organización y administración que se concreta en los fueros. Álava cuenta con un sistema peculiar de organización territorial que data de principios del siglo XVI, y cuyo espíritu y sentido, a pesar de muchas modificaciones, se han mantenido hasta la actualidad.

Sistema de fueros en Álava

El sistema se basa en las cuadrillas que, grosso modo, se identifican con las comarcas de otros lugares. La cuadrilla es un órgano institucional que tiene por objeto aglutinar y representar los intereses de cada comarca con vistas a su organización y dotación de servicios. Sus órganos gestores son el Presidente y la Junta de Cuadrilla.

La configuración territorial actual de las cuadrillas data de 1983. Así, en el Territorio Histórico de Alava, se distinguen 7 cuadrillas: Zuia, Añana, Ayala, Campezo-Montaña Alavesa, Laguardia-Rioja Alavesa, Salvatierra y Vitoria. Se rigen por la Norma Foral 63/1989, de 20 de noviembre, de Cuadrillas de Álava.

Cuadrillas de Álava

Cada Cuadrilla está formada por varios municipios o ayuntamientos que ejercen sus competencias en términos de cobro de impuestos, normativas generales, prestación de servicios, intermediación con entidades superiores, realización de obras, etc. La Cuadrilla de Gorbeialdea está formada por los municipios de Aramaio, Arratzua-Ubarrundia, Legutio, Urkabustaiz, Zigoitia y Zuia.

La elección de los órganos gestores de la Cuadrilla se realiza inmediatamente después de las elecciones municipales, cada cuatro años, eligiéndose entre los electos municipales de cada ayuntamiento el Presidente de la Cuadrilla y los miembros que han de componer la Junta de la Cuadrilla.

En el último nivel de administración local se encuentran las Juntas Administrativas o Concejos. Éstas cuentan con competencias administrativas propias, así como con bienes de uso común, que administran sin la intervención de entes superiores. Están representados por un Presidente de Junta (Alcalde) y, en conjunto, configuran concejos abiertos a todos los vecinos en donde se discuten los pormenores de cada población. Únicamente en las poblaciones más grandes hay concejo cerrado, con un presidente de Junta y sus representantes. Esta entidad administrativa está muy valorada por la población local, ya que es la más cercana y en la que más se participa.

Agenda

Noticias

Fundacion Vital