Flora y Fauna

La Cuadrilla de Gorbeialdea ofrece una amplia variedad de formaciones vegetales de gran interés botánico, paisajístico y divulgativo.

Tal es así que el 30% de la superficie de la comarca se encuentra protegida bajo la figura de Parque Natural (Parques Naturales de Gorbeia y Urkiola), mientras que espacios como Gibijo, Badaia, Arrato, Elgea y los embalses forman parte del Catálogo de Espacios relevantes de la CAPV. El clima, el relieve y la acción del hombre han sido factores determinantes en la composición y distribución de la vegetación.

Clima

Las condiciones climáticas de este territorio se resumen en un clima húmedo, de inviernos frescos y veranos suaves.

La peculiar topografía de la comarca (cadena montañosa de Gorbeia, Urkiola y Elgea al Norte, y zonas de valle al Sur) ha determinado fuertes contrastes en los indicadores climáticos. Frente a las condiciones extremas de las áreas de montaña (superiores a los 1.000m. de altitud), las zonas de valle son de clima más suave y benigno.

Las zonas más elevadas, recogen fuertes precipitaciones durante el año (más de 1.500mm.) y ofrecen fuertes contrastes térmicos. Ejercen de barrera climática con respecto a los vientos húmedos procedentes del Cantábrico. Es muy habitual la presencia de nieve, lo que permite el disfrute de vistas panorámicas de gran belleza.

En las áreas de valle (entre los 500 y 800m.) el efecto barrera, sobre todo de Gorbeia, es notable, con precipitaciones inferiores a los 1300mm. y temperaturas medias anuales más elevadas. En la parte meridional de este territorio (sierras de Gibijo, Badaia y Arrato; y contacto con la Llanada Alavesa), se manifiesta una progresiva transición climática hacía rasgos mediterráneos, con menores precipitaciones y temperaturas más elevadas. La presencia de vegetación mediterránea es un claro indicador de todo ello: encinas, quejigos, etc.

Bosque

Entre las grandes masas forestales, el hayedo es la formación que más superficie ocupa (28%). Se localiza en Gibijo, valle de Altube, Gorbeia (ladera suroccidental y umbrías de Berretín, Pagazuri y Oketa), entorno de Oro y Ganalto, montes de Legutio y en Arangio.

Busca zonas poco luminosas, entre nieblas, localizándose en zonas umbrías y elevadas. Le acompañan especies como el acebo, espino albar, arces, avellanos, arándanos...

El robledal se extiende desde el valle de Zuia, por Gorbeia (desde Txintxularra hasta Berretín), hasta Legutio en Albertia. Su superficie es más modesta (12%), concentrándose, sobre todo, en los fondos de valle de Urkabustaiz y Zuia, donde se ubican los robledales, considerados, mejor conservados de Araba. Es más exigente en humedad y luz, resistiendo mejor el frío. Le acompañan el avellano, sauces, fresnos...

En proporción parecida se distribuyen el marojal y el quejigal. Éstos ocupan las solanas, y son indicadores de condiciones de menor humedad y mayores temperaturas. Se localizan grandes marojales en las laderas surorientales de Gorbeia y quejigales en el sur de los municipios de Arratzua-Ubarrundia, Legutio y Zigoitia. La presencia de masas de carrascal en la sierra de Arrato, constituye el máximo exponente de la transición climática hacia condiciones climáticas mediterráneas en este territorio.

Las coníferas, en sus diferentes especies (destacando el pino radiata), ocupan el 31% de la superficie forestal del territorio. Se localizan en gran parte del valle de Aramaio, en torno a Legutio y en Gorbeia (Berretín). Son repoblaciones que responden a un uso maderero intensivo. Se han desarrollado en áreas donde la propiedad privada de los bosques es más intensa, frente a la comunal típica de Urkabustaiz o Zuia.

Flora

El mosaico vegetal se completa con grandes áreas de matorral (brezal-argomal) en una franja que se extiende desde Gibijo a Gorbeia, entre los 800 y 1.480m.

Las zonas más llanas (fondos de valle) están ocupadas por grandes praderas para el ganado, que se cuidan mediante el estercolado, siegas, limpias, rotación del pastoreo, etc. Estas formaciones herbáceas se completan con los pastos de altura de Gorbeia.

Fauna

Todas estas formaciones vegetales acogen a un buen número de especies animales que encuentran en su interior su hábitat. Así éstas constituyen ecosistemas de gran valor ecológico que albergan una gran diversidad de aves, vertebrados, anfibios y mamíferos.

Los grandes mamíferos se localizan en torno a Gorbeia, Gibijo, Badaia y Urkiola. Destaca la presencia de ciervo en todos los alrededores de Gorbeia. No es extraño el trasvase de fauna entre los enclaves naturales cercanos.

Así también hay que destacar la presencia de jabalí y corzo(sobre todo en Gibijo, Altube, Badaia y Arrato), y de otras especies menores como el gato montés, martas y hurones en Gorbeia y Urkiola. Especialmente interesante es la creciente presencia de lobo en la sierra de Gibijo.

Los cantiles rocosos de Elgea, Urkiola y Gorbeia acogen a aves rapaces como el halcón abejero, el halcón peregrino, el alimoche o el buitre común. Los robledales de fondo de valle, por el contrario acogen una avifauna típica de masas forestales como el martín pescador, el mirlo acuático, pico menor, azor, cárabos, milanos, garzas, etc.

Los embalses de Urrúnaga y Ullíbarri-Gamboa son áreas de invernada, cría o alimentación y reposo para un buen número de aves acuáticas, además de destacar su importancia por la fauna piscícola y anfibia que acoge. En este último caso, también cabe destacar la importancia del río Baias en Urkabustaiz y Zuia, cotos de pesca de gran prestigio.

Agenda

Noticias

Fundacion Vital