Conjunto de ermitas

Aramaio cuenta en la actualidad con más de 25 ermitas distribuidas por toda su geografía, posibilitando hermosos itinerarios de ermita en ermita. Muchas de ellas se encuentran ya en estado ruinoso, pero, aproximadamente la mitad, siguen en pie, objeto de culto por parte de la población local.

En su conjunto son edificaciones simples, sin grandes alardes artísticos, con grandes muros de mampostería, al estilo de los caseríos de la zona, de pequeña dimensión y de pórtico reducido. Por la devoción y tradición que despierta en el valle, destaca la ermita de Andra Mari de Ibabe en Ibarra, en dirección al barrio de Gantzaga. Ubicada en un bello entorno, está documentada en el siglo XVI. Cuenta con la Cofradía de Hijosdalgo del Valle de Aramaio, que ha sido la garante de su conservación y mantenimiento de culto y tradición a esta ermita. La Cofradía celebra su fiesta, muy concurrida, el 2º domingo de septiembre.

La otra ermita de mayor tradición en la zona es la de Marixeka, ubicada en las cercanías de la carretera de Legutio a Aramaio, antes de llegar al Alto de Krutzeta. Aparece documentada en el siglo XVI, pero ha sufrido numerosas transformaciones llegando, incluso, a destruirse durante la guerra Civil. La ermita actual (tercera edificada) data de 1981, y celebra romería el primer domingo de Septiembre, siendo una de las más concurridas del valle, con programas de actos que recogen lo más típico del folklore local: danzas, bertsolaris, deporte rural, etc.

La ermita de San Cristóbal, es otra de las más populares del valle, y se ubica en el monte de su nombre, cerca del alto de Krutzeta. El culto y fiesta de San Cristóbal ya aparecen documentados a mediados del siglo XVI. Se localiza en una hermosa campa desde donde hay magníficas vistas hacia el valle. Celebra su romería el segundo domingo de Julio, con exhibiciones de música popular, danzas, deporte, comida popular, etc.

Si todas las principales cumbres de Arangio, ofrecen bellas panorámicas del valle de Aramaio y del Parque Natural de Urkiola, en el Alto de Krutzeta, junto a la carretera, se ha acondicionado, por su fácil acceso y posición estratégica, un mirador que nos descubre todo el valle y su hermoso paisaje rural, rodeado y protegido, por los crestones montañosos de la sierra de Arangio.

Cuenta la tradición que el rey Alfonso XIII, en una visita que hizo en 1905 a su profesor Fco. de Paula Arrillaga y Garro, residente en el valle, asombrado por la belleza del paisaje que vio, lo identificó con los paisajes alpinos, diciendo que el valle de Aramaio era "una pequeña Suiza", calificativo que se ha extendido y popularizado con el tiempo.

El municipio cuenta con dos parques de esparcimiento, insertos en un entorno privilegiado: el parque de Marixeka junto al embalse de Albina y la ermita del mismo nombre; y el de la ermita de Andra Mari de Ibabe en Ibarra.

BONOOROKORRA Covid19 guía empresarial

Agenda

Noticias

Fundacion Vital